Lluvia de Dios…

Arizona Hispana | Edición 448

“¿Cómo debe ser un noviazgo cristiano?”

Por. Rafael Carrasco /II y última parte

448-lluvia-de-diosEl pastor George recomienda 3 reglas para un noviazgo digno de Dios:

PRIMERA .- Un joven o una señorita cristianos no debe ponerse de novio con alguien que no siga al Señor.
2 de Corintios 6:14-16
“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?
¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?
¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.”

SEGUNDA.- Buscar personas “bonitas en lo interior”, no en lo exterior. La belleza exterior es pasajera, se acaba con la vejez, mientras que lo noble se refinará con el paso de los años.

TERCERA.- No acelerar el deseo de casarse.
Proverbios 21:5
“Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza.”

Este pasaje no sólo se aplica al trabajo, sino también a la paciencia y a la impaciencia de una persona por hacer las cosas. Un matrimonio acelerado es aquel en el cual al noviazgo previo no se le deja madurar como es debido; la pareja no se conoce bien el uno al otro, y el matrimonio acelerado se convierte entonces en un infierno, que está en un 99.9% condenado al divorcio o, al menos, a que uno de los cónyuges abandone al otro.

La atracción física entre un hombre y una mujer es tan antigua como el mundo mismo, y se originó en la mente de Dios.

Vivimos en un mundo promiscuo. El mensaje de la música moderna, de algunos programas de televisión, de revistas, de películas y de hasta ciertas páginas de Internet, es:
“SI TE SIENTES BIEN, HAZLO”. “TODO EL MUNDO LO ESTÁ HACIENDO”.

El noviazgo debe ser un tiempo para conocerse el uno al otro en un nivel mental, emocional y espiritual, pero sin llegar al nivel físico, enseña este pastor.
Es un tiempo para ser amigos, para aprender a hablar, para compartir ideas, sueños y metas, y para orar juntos.

También es recomendable que los novios cristianos socialicen también con otros jóvenes cristianos y, de ser posible, vayan todos juntos a pasear, a divertirse sanamente.

El pastor George enseña también que el sexo dentro del matrimonio es bello y maravilloso, pero fuera de ahí destruye vidas.

Cuanto más tengan en común un joven y una señorita cristianos, más posibilidad habrá de que tengan felicidad y armonía en el matrimonio.

Pero alguien preguntará por ahí: ¿Cómo voy a saber quién es la persona que Dios tiene para mí?
Si el cristiano es una persona de oración, puede esperar que el Señor le revele Su voluntad perfecta para la vida de ese cristiano, a través del amor genuino hacia la otra persona, la paz de Dios en su corazón y a través de los consejos de otros cristianos maduros.

Nunca que hay que ponerse de novios si no se está enamorado. Eso será irremediablemente un fracaso total.

En Génesis 2:24, se revela algo muy importante:
“Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.”

Si un joven o una señorita no pueden dejar a sus padres física, emocional, económicamente, o por alguna otra razón, entonces no están listos para casarse.

Para casarse, es necesaria la madurez de parte de ambas personas.

Hay una similitud entre capricho y amor verdadero, lo cual confunde a los jóvenes y se casan prematuramente.
Para saber si lo que una persona siente por otra es capricho o amor verdadero, hay 10 indicios que el pastor George nos muestra con los cuales calificar su relación:

1 .- Si uno está encaprichado, el mayor interés de uno es la apariencia física de la otra persona, y el contacto físico: son pocos los factores que a uno le atraerán de la otra persona.
Si uno está enamorado, tendrá interés en la persona total de él o ella (exterior e interiormente), y habrá muchas cualidades que a uno le atraerán de la otra persona.

2 .-El capricho tiende a empezar muy rápido.
El enamoramiento usualmente empieza despacio.

3 .-Cuando es capricho, el interés de uno en la otra persona será fluctuante.
En el amor genuino, la relación es más constante, y va en ascenso.

4 .-El capricho tiene un efecto destructivo sobre la personalidad de uno: lo hace menos cumplido en el trabajo o en las tareas escolares.
El amor tiene un efecto constructivo en la personalidad de uno: le da a uno nueva energía, interés en la vida, autoconfianza y seguridad.

5 .-Cuando uno está encaprichado, casi todo el mundo de uno gira alrededor de la otra persona: tiende uno a perder interés en la familia propia, y también en amigos y en cosas que antes a uno le gustaban.
Cuando es amor real, el mundo de uno “se expande” para incluir a la otra persona: aunque él o ella llena los pensamientos de uno, uno no abandona sus otras relaciones (familiares y de amigos).
El mundo de uno es ya más grande.

6 .-El capricho es ciego; ve únicamente lo que quiere ver.
Si uno está enamorado, reconocerá las fallas de la otra persona pero sin embargo la amará.

7 .-Si es sólo capricho, la relación se morirá si hay una separación por algún tiempo.
Cuando es amor, puede sobrevivir una separación y aun crecer más fuerte.

8 .-Cuando es sólo capricho, los conflictos matarán la relación, pues éstos son más frecuentes y más intensos.
El amor puede sobrevivir a los conflictos y llegarán a ser menos frecuentes y menos intensos.

9 .-Si uno está encaprichado, la relación de uno será mayormente egoísta: uno piensa en lo que él o ella puede hacer por uno. En sí, es una relación de “recibir” solamente.
Si uno está enamorado, uno piensa aún más en la otra persona y en su felicidad, que en uno mismo. Es una relación de “dar”.

10.-Si es capricho, los celos son frecuentes e intensos a causa de la inseguridad.
Si es amor, habrá menos celos. Es natural que haya algo de celos en cada uno de nosotros, pero el amor provoca confianza y seguridad.

Por todo ello, un buen consejo es: cuando hay duda, es mejor esperar.

Tome bastante tiempo y observe qué sucede con su relación de noviazgo.

Es necesario “apagar” el fuego de la tentación, con el Fuego del Espíritu Santo.

1 de Juan 4:4
“Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.”

Dedíquese, pues, a la oración y a la palabra de Dios, y sea lleno del Espíritu Santo.

Dios les bendiga.

Advertisement